¿EJERCICIO EN EL GIMNASIO?

Cada vez son más los gimnasios low cost que aparecen cerca de casa o del trabajo. Acudir a estos centros del culto al cuerpo ya no resulta nada raro y gente de todo tipo entran y salen de clases tan diferentes como crossfit, spinning o pilates. Incluso los más conocedores sólo se sirven de ayuda de las máquinas del gimnasio para llevar a cabo sus rutinas y mantenerse en forma cada día.

Pero no todo el mundo está hecho para la vida del gimnasio. Es más, muchos prefieren acudir a la ayuda de amigos y compartir con ellos rutinas sobre el asfalto o la tierra mediante la práctica del running, la bicicleta o sencillamente mediante el paseo constante y a un ritmo muy elevado. Cada vez son más los deportistas que prefieren el contacto con la naturaleza para eliminar grasa abdominal, eliminar estrés acumulado tras una jornada de trabajo o, sencillamente, ahorrarse un dinero mensual.

 

La crisis económica que hemos vivido durante estos años también ha sido visible en el terreno deportivo en estos nuevos centros que cada vez tienen más adeptos gracias a sus prestaciones, su precio y sus horarios ininterrumpidos. Sin embargo, hay quien opina que uno mismo puede crearse un pequeño gimnasio en su propia casa y ganar tanto en comodidad como en economía doméstica.

 

COMO CREAR TU PROPIO GIMNASIO EN CASA

Aunque no seamos seguidores de Bricomanía ni tampoco estemos suscritos a Men’s Healthy, nosotros también podemos crear nuestro propio gimnasio en casa. Lo más importante es tener ganas para llevarlo a cabo y, principal, constar de un espacio para ello, aunque sea reducido.

 

Internet nos ofrece grandes posibilidades en este sentido, ya que hay multitud de canales de vídeo desde los que tener a mano rutinas perfectamente especificadas y que poder realizar en casa a través tanto de aparatos de gimnasio domésticos como con material casero. Estos vídeos pueden variar su duración, número de ejercicios y recomendaciones tanto para antes como después de las rutinas.

 

Respecto a la maquinaria, una casa no es como un gimnasio, por lo que sólo deberás de contar con las maquinarias que realmente vayas a utilizar. Las más típicas son las barras de dominadas, las bicicletas estáticas y los bancos de abdominales. Igualmente, puedes servirte del propio mobiliario de la casa y de sus paredes para hacer los ejercicios, así como de utensilios como cuerdas, cojines u objetos de distintas medidas, de uno a cinco kilos.