Amueblar tu casa con gusto

No todo el mundo tiene la misma capacidad para todo, y es que no todos sabemos o podemos hacer las mismas cosas, algunos son mas bruscos a la hora de realizar trabajos manuales y delicados, otros son delicados y pueden desempeñar con gusto los trabajos que los mas rudos no pueden. Pues bien esto pasa con la decoración, no todo el mundo tenemos la misma delicadeza a la hora de decorar una estancia, no todos sabemos combinar complementos y colores, no todos sabemos colocar de manera estratégica los muebles con el fin de que la estancia quede más amplia y más luminosa. Para esto, hay que tener un don.

Yo soy totalmente opaca con la decoración, no tengo estilo, ni le se encontrar el ritmo a los objetos que hay que colocar, me da lo mismo que el sofá mire al norte y el espejo este torcido, no tengo en cuenta el fen sui ni nada por el estilo, por eso cuando monté el restaurante contraté a una decoradora profesional, ya que yo carezco de todo sentido de la orientación de muebles y cortinas.

El resultado no ha podido ser mejor, yo diría que hasta espectacular, ha sabido combinar el ambiente rústico y vintage con lo moderno y lo minimalista, combinando texturas a conseguido que nos transportemos a otros tiempos en los que la riqueza de las telas y las maderas era excepcional. Las butacas de madera con los cojines de colores brillantes y llamativos, las mesas acristaladas de caoba con acabados dorados, todo muy brillante y muy cool y a la vez elegante y sobrio.

Tubo la genial idea de contactar con http://www.cespedsolucion.es para instalar el césped por todo el restaurante, ¡hasta en los baños hay césped! Aparte de ser original es bonito, eso no se me habría ocurrido a mí ni en cien años, pero es que para eso están las personas profesionales, cada uno en lo suyo, por eso en ocasiones hay que dejar volar la imaginación y abrir la mente a nuevas posibilidades. Hoy el restaurante está en boca de todos por su originalidad y buena comida, así que tenemos lleno todos los días. No quisiera quitarle merito a mi cocina, pero se que en gran medida la clave del éxito ha sido el acierto a la hora de contratar decoradora, con estilo, clase y buen criterio, sin lugar a dudas el dinero mejor gastado.