Implantes dentales en Valencia: ¿Qué se siente llevarlos?

Hay una creencia popular que asegura que el cuerpo humano posee una especie de «memoria» por cuyo efecto, las regiones que han sufrido fracturas o que han sido intervenidas quirúrgicamente, pueden «revivir», una y otra vez, el momento en que el tejido sufrió trauma. Es de este modo como se cree que, luego de la recuperación, es posible experimentar sensaciones extrañas, como pueden ser dolor, cosquilleo o entumecimiento.

Esta idea puede hacer mella en quienes son buenos candidatos para aplicarse implantes dentales en Valencia, ya que es capaz de hacer que terminen creyendo que sus vidas cambiarán negativamente luego del tratamiento, debido a que experimentarán sensaciones desagradables o que perderán cierta capacidad sensorial.

La magia de la osteointegración

El cuerpo humano posee una capacidad única de regeneración y, esta cualidad, aunada a un buen trabajo por parte de un odontólogo especialista, permite que, con una restauración con implantes dentales, el paciente gane en vez de perder más de lo que ya perdió. Y es que, luego de la colocación, hay un periodo de curación en el que el tejido, no sólo sana, sino que se unifica con el implante, haciéndolo parte del organismo que lo alberga. Este prodigioso fenómeno es el que hace posible que el implante quede fijo en su sitio y además participe de la función orgánica aun siendo distinto y careciendo de nervios y vasos sanguíneos.

La misma apariencia, la misma sensación

Debido a que el tejido que sujeta al implante está vivo y tiene la capacidad de experimentar sensaciones de manera natural, el paciente no percibirá una diferencia sensorial importante en la zona de la encía que sujeta al implante una vez que la osteointegración se completa. Si acaso, puede que llegue a notar un leve cambio al hacer presión con la mandíbula. Esto se debe a que los implantes no cuentan con un pequeño ligamento que se activa al morder haciendo que la sensación de presión sea más definida. Cuando la curación finaliza tampoco habrá dolor, dificultad para masticar o articular palabra ni ninguna otra molestia de la que haya de qué temer o preocuparse.

La apariencia de la encía tampoco tiene por qué cambiar. Si acaso, lo hará para bien, ya que con los implantes, que imitan el color de la dentadura natural, es posible lograr una imagen impecable.

Recupera lo que es tuyo

Acércate a los expertos de la Clínica Muller que, con el sistema de implantes dentales Valencia, te ayudarán a recuperar la función y la belleza de esa dentadura que creíste arruinada. Deja de temer que, en una sola sesión, podrás volver a ser la misma persona de antes. Decídete ya, que tienes mucha vida por delante como para no volver a sonreír con confianza de oreja a oreja.

Imagen cortesía de https://www.vix.com/.Todos los derechos reservados.