Cuando se deben cambiar los amortiguadores

Son muchos los coches que circulan con amortiguadores en mal estado puesto que no se conocen las señales de que estos están fallando. En todo caso, si buscas repuestos para tu coche los encontrarás en los despieces en granada, donde tendrás los precios más ajustados y los repuestos de mejor calidad.

Pero, es probable que no sepas cómo se revisan los amortiguadores para determinar si estos se encuentran en buen estado o no. Existen diferentes factores que pueden disminuir la vida útil de los amortiguadores, y por esto debes estar revisándolos constantemente.

¿Cómo saber si los amortiguadores están en mal estado?

Llevar los amortiguadores en mal estado puede hacer que se aumente la distancia de frenado, y se puede disminuir el control en las curvas. En todo caso, debes tener en cuenta los siguientes aspectos para saber si están en buen estado:

Durabilidad

La vida útil de los amortiguadores no será la misma en todos los vehículos porque dependerá en gran medida del uso que se le de al coche y los terrenos por los que circule. Se estima que, a partir de los 30.000 kilómetros los amortiguadores comienzan a perder su eficacia.

Por este motivo, se recomienda hacer revisiones por lo menos una vez cada 20.000 kilómetros, y cambiarlos como mucho cada 60.000 kilómetros. Ten en cuenta que después de los 100.000 kilómetros los amortiguadores ya no funcionarán en absoluto, y todo el trabajo lo hará el muelle.

Prueba del rebote

Este es un truco sencillo y rápido para comprobar el estado de los amortiguadores, consiste en empujar el coche con fuerza hacia abajo encima de cada rueda, y cuando se llegue al punto de máxima compresión se debe soltar y comprobar que ocurre.

Si el coche comienza a dar rebotes para volver a su posición original, esto quiere decir que los amortiguadores no están en buen estado.

Cambio de ambos amortiguadores

Es importante que se cambien los dos amortiguadores del mismo eje al mismo tiempo, para que el vehículo no quede descompensado. Esto debido a que se puede incrementar el riesgo de accidente si un amortiguador está en buen estado y otro no lo está.

En todo caso, debes tener en consideración que, si el coche sufre un accidente y el seguro solo cambia un amortiguador, lo mejor será cambiar también el otro. Así, se mantendrá el equilibrio en tu vehículo y no tendrás ningún tipo de inconvenientes al conducir.